Una lectura de “Alimento para la fe del cuerpo” de Eleonora Diez

por Gustavo Di Pace—


Aquella frase de John Keats: “La poesía debe ser natural como las hojas, pero como toda hoja es una lenta y minuciosa creación del árbol”, toma real dimensión cuando leemos Alimento para la fe del cuerpo (Halley Ediciones, 2019), de Eleonora Diez. La autora ejerce una pluma cuidada que se abre, pétalo a pétalo, al mundo. En su universo textual la naturaleza toma protagonismo y se postula sutilmente un regreso a lo esencial, al paraíso perdido, ese lugar de carácter mítico en el cual cielo y tierra no estaban lejos. El suyo es un canto a lo primordial, una apoteosis donde el hombre no es exclusivo protagonista sino que comparte su derecho a vivir con el resto de los seres vivos. 

Víctor Hugo reflexiona que el poeta es un profeta, Novalis lo llama médico trascendental, y Whitman asegura que es el primer hombre. En el caso de la autora, que en 2017 arrojó también al mundo su volumen De aguas negras, confluyen estas aproximaciones y, cabría agregar, se transluce el concepto del poeta como “recuperador”. Así, Diez rescata lo sagrado, homenajea lo profundo en los tiempos de la tecnología todopoderosa. No es menor una apuesta de estas características, porque escribir hoy bajo este precepto es afirmar una forma del coraje, una mirada propia, una visión artística sin concesiones.

En cuanto a lo formal, el libro abunda en formas breves que asombran por su contundencia e intensidad a cada palabra, a cada verso, a cada estrofa. Se mixturan los recursos del trabajador incansable con la disposición contemplativa del oriental que practica el tradicional haiku. Paradójicamente, la obra subraya también su ferviente contemporaneidad. Se trata entonces de “leer como si se tratara de mirar el mar”, tal como recomienda Hugo Mujica, dejarlo ser y abrirse a la totalidad. En efecto, Alimento para la fe del cuerpo es una gratificante puesta en acto de tales ideas, una lúcida resonancia que permite, como dice otra vez Mujica, “abrirse a ella, y en ella, abrirse en el espacio que ella misma convoca con su propia voz.

Una apostilla: al concepto general de la obra escapa un ramillete de poemas que, más que como licencia poética, se vislumbra como una ineludible necesidad de ser: reúne los textos que crean o recrean la emoción del amor. Dichos versos asoman como epifanías que dan matiz al conjunto, con imágenes tiernas y novísimas, según se lee en “Grillos”, o de ardiente y pudorosa sensualidad, como sugiere “Punta de lengua”. Para cerrar esta separata, anotamos además algunos versos de tinte social como “Visión del Mal” (así, con mayúsculas) e, incluso, la “distopía poética” de “Pájaros rotos” (y que la ciencia ficción bufe).

A la variedad de recursos formales y temáticos, la poeta suma una de las formas más dificultosas del hecho artístico: aquella que respira un tono de celebración antes que de incomodidad o de paradoja. “A Ñuke Mapu” subraya esta apreciación, con su estado de ánimo que es un todo de agradecimiento.

Por estas razones, Alimento para la fe del cuerpo es, y permítaseme el lugar común, un bichito de luz en la oscuridad, un trabajo literario que conmueve por el inédito punto de vista, su clara desmitificación del yo y el alumbramiento sinuoso y feliz de poemas como crímenes perfectos.

La autora teje la palabra, la acuna y le da calor, homenajea a su admirado Juanele, a quien dedica uno de sus poemas más bellos, y le escribe también al río, que rememora y honra el vínculo con el padre, para llegar a un altar de hojas y que las estrellas caigan imperfectas y dulces y temibles.

Por último, invito a que nos dejemos habitar por esta obra que es raíz, tronco, ramas y árbol, y me permito parafrasear las frases que dan la bienvenida al libro: una es la de Matsuo Basho, cuando dice que de lo que vemos no hay nada que no sea flor y de lo que nos conmueve no hay nada que no sea luna. Acaso podríamos decir que de lo que leemos en Alimento para la fe del cuerpo, no hay nada que no sea la voz personal de la autora y de lo que nos conmueve no hay nada que no sea su poesía sincera, cruda, metafísica. La otra frase que me animo a reescribir es la de Leopoldo Castilla, cuando dice que el mar no sabe morir. Quizás la poesía de Eleonora Diez tampoco.


ALIMENTO PARA LA FE DEL CUERPO TAPA WEB

Eleonora Diez, Alimento para la fe del cuerpo, Halley Ediciones, 2019.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s