NO SON SOLO UNOS EFECTOS BONITOS: Sobre “Love, Death & Robots” de Tim Miller

Por Mariano Pantanetti—


El boca-a-boca se hace sonar y en el rumor se escucha la pregunta: “¿Viste los nuevos cortos de Love, Death and Robots?”. Si la respuesta es negativa comienza un discurso desaforado, vertiginoso, que justifica desde varios lugares por qué no debe dejar de verse. Veamos entonces.

La idea original es de Tim Miller, un destacado realizador de efector visuales, que se ganó la dirección de Deadpool (2016) primero y de Terminator: Dark Fate (2019) ahora, tras el diseño de la secuencia de títulos de La chica del dragón tatuado (2011) y Thor: The Dark World (2013). La producción, además, es del mismo Miller, junto a David Fincher (Se7en, los siete pecados capitales, 1995). Y la propuesta consta de una serie de cortos animados que se sostienen por historias con altísimo impacto visual, pero al mismo tiempo con guiones interesantes y pensados. No estamos hablando aquí de pirotecnia visual “porque sí”. Los desarrollos van desde los dibujos animados clásicos en “El chupador de almas”, hasta el collage 3D del español Alberto Mielgo en “Testigo”.

Imagen relacionada
Captura de “The Witness” de Mielgo.

El título: Love, Death and Robots, hace honor al contenido. Cada corto es precedido por una suerte de máquina traga monedas (imagen de portada) que muestra un corazón (Love), una X (Death) y un Robot (Robot, obvio), y de esa combinación surge más o menos de qué va la historia. Si vemos dos corazones y un robot, podemos esperar algunas escenas HOT entre máquinas, si vemos tres equis, no se refiere a porno, sino a altos contenidos de violencia y muerte, como las escenas de guerra que debe librar el Ejército Rojo en la Segunda Guerra Mundial, enfrentado a un enemigo poco convencional.

El surrealismo, el ciberpunk, los mundos distópicos o post apocalípticos destacan en las tramas, dan lugar y rienda suelta a realizadores que en su mayoría provienen de los efectos especiales y del diseño de imagen, por lo que sus cortos suman puntos en ese ítem, logrando mundos y texturas hipnóticas a pesar de lo vertiginoso del montaje.

Otra pregunta que surge al ver algunos de estos cortos, es ¿hasta cuándo tendrán trabajo los actores de carne y hueso? El nivel de realismo logrado en el 3D (sin anteojos) nos hace dudar por momentos si estamos frente al trabajo de un diseñador o es un excelente despliegue actoral. ¿Serán los actores en un futuro inmediato tan solo una cara bonita?


Love, Death and Robots, Tim Miller, Estados Unidos, Netflix, 2019. Trailer oficial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s