Todo lo que es poesía. Sobre “Quizá en otro momento”, de Anahí Flores

Por Giselle Aronson—


¿Cuál es el material de la poesía? ¿Con qué es posible poetizar? Anahí Flores (Buenos Aires, 1977) promete una respuesta: Quizá en otro momento, el título de este libro de poemas publicado este año por Halley ediciones. La propuesta surge en cada página y desde el primer poema:

“Lean a Ponge —dice—. Sus poemas nacieron / de observar un objeto, de frente y de perfil, / de atrás, arriba, abajo, de meterse en la cosa / hasta desconocerla”.

¿Es posible hacer poesía del proceso mismo? “Taller de poesía” es la primera parte del poemario. La búsqueda y el encuentro de la voz, el objeto a mirar y la mirada, los autores, las imágenes a capturar, el diálogo con la prosa, lo que el texto provoca, todo se vuelve lírico. Lo poético se alimenta de su construcción, la metapoesía; ella misma, su propio material. Lejos de autofagocitarse, se reproduce y se ramifica.   

Después, cuando ya está escrito, corregido mil veces, revisado y vuelto ajeno, la búsqueda de editorial y entonces, otra vez, ¿es posible hacer poesía con ese recorrido? Anahí Flores nos contesta que sí. Ella recoge las mil y una respuestas: evasiones, rechazos, dilaciones, rodeos, propuestas de lo más variadas, sarcasmos, maltratos, incertidumbres, ambigüedades, todo eso y más hecho verso risa, humor sutil pero certero. Las palabras, así, resuenan y son melodía y del muestrario del mailing surge un manuscrito propio, espejo de dos caras en el que cada uno sabrá de qué lado reflejarse.

“Con toda franqueza / (quizá eso no te lo digan / en otras editoriales) / aunque los docentes la pidan, / la poesía / no vende”.

La sección “Así que escribís” es el encuentro con un otro extrañado a lo literario, lejano, misógino, una mirada desde el prejuicio o el desdén. Y otra vez, de un material fangoso, poco amable, la belleza de lo poético se revela, aflora y redime.

“Claro, tenés razón, / un adulto también puede leer cuentos, / qué hay de malo en eso.
Yo no tengo prejuicios”.

Hacia el final, la mirada hace un juego de doble faz entre lo externo e interno del propio eje. Puede encontrarse un indicio en la imagen del avión de la portada, el título del libro y la última parte, “Anatomía”. Es una idea de partida y sin embargo, es un viaje al cuerpo en otro lado. Es el vaivén del dentro- fuera como si fueran completamente reversibles. ¿Cuál es la escenografía, el paisaje o el cuerpo? ¿Hay límites? ¿Se diferencian? ¿Importa? En este caso, la ausencia de certeza es la respuesta.

Quizá en otro momento es la promesa, la espera, la pregunta que se reproduce y gira, la propuesta cotidiana de la poesía.


TAPA

Anahí Flores, Quizá en otro momento, Halley Ediciones, 2019, 60 páginas.

Quizá en otro momento se presenta el domingo 31 de marzo a las 17 hs en Jigger (Humberto 1° 420), San Telmo, Buenos Aires. Más información en halleyediciones.mitiendanube.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s