TERROR REAL. Sobre “Hereditary”, de Ari Aster

Por Javier Pihn—


En ésta, su opera prima, el director Ari Aster se distancia pero no abandona los lugares más comunes del gore efectista, para hacer transitar al espectador un camino de emociones oscuras, acompañando a la familia Graham en una espiral descendente hacia la destrucción y la locura. El film abre con un epitafio en pantalla: el de Helen, madre de Annie (Toni Colette). Y el funeral encuentra a los Graham rodeados de gente desconocida, a quienes Annie sin embargo reconoce como parte de la vida secreta de su madre.

El comienzo no es alentador. La presencia de símbolos, de la sonrisa que uno de los desconocidos da a la joven Charlie (Milly Shapiro) e incluso la fotografía de la difunta nos transfieren cierta incomodidad y sospecha. De todos modos, este grupo de personas no volverá a reunirse hasta el final y hasta ese momento conviviremos íntimamente con los Graham.

En este contexto la joven Milly Shapiro nos entrega a Charlie: una preadolescente en apariencia incómoda, con un precoz desarrollo y con extraños hábitos, como ese chasquido de lengua que luego Aster usará para perseguir a los Graham y sobresaltar al espectador como el más minimalista y efectivo recurso. Sonido que nos acompañara aun tras abandonar la sala.

Por su parte, una brillante Toni Collette en el rol de Annie nos entregara una actuación minuciosa, capaz de transmitir a la audiencia el inconmensurable dolor de una madre, el terror y la locura. Y cada una de esas demostraciones encuentra su lugar en el guion y en cada escena el espacio ideal para que Aster logre desencadenar el potencial de la actriz. Logra con la audiencia la empatía ante la tragedia. Su esposo Steve (Gabriel Byrne), psiquiatra de profesión, será el ancla familiar a tierra firme y el joven Alex Wolff, en su rol de hijo y hermano nos relata en Peter un adolescente conflictuado con su madre. Serán los diálogos entre madre e hijo parte de lo más desgarrador del film.

Cada uno de ellos, incómodos con su realidad presente, desnudarán sus traumas del pasado. El terror vivirá en ellos en la forma de una experiencia familiar, marcada por sucesos traumáticos que poco a poco y a través de su relato irán perforando la piel del espectador hasta llegar al nervio. Annie nos relatará algunos de esos eventos, pero será a través de sus sueños como podremos revivirlos. Y a través de ellos entenderemos que ella y su destino no se encontrarán con su deseo de madre protectora. Aster parece querer mostrarnos a una heroína que se desconstruye ante el peso de una herencia espesa y maldita para hacer sentir al espectador el mismo dolor y la misma pérdida.

Annie se desenvuelve y se desarma, para dejarnos ante el vacío y la desesperanza. Para luego abandonarnos en la desolada certeza de que, en su destino, ella ya estaba derrotada, y conformarnos con una mera ilusión para luego nuevamente sufrir su pérdida. Junto a ella la película transcurre, escena a escena, desde un lecho sólido hasta la locura.

Con un avance lento, la película se desarrolla haciendo un importante foco en la tragedia familiar, haciéndonos espectadores de escenas crudas y duras de una familia que intenta pero no encuentra el modo de lidiar con el duelo. Es de esta manera que uno a uno los personajes nos harán participes de su sufrimiento y que junto a las pequeñas dosis de terror que Aster nos inyecta, nos sentiremos en permanente vilo y tensión.

Hereditary (2018) es minuciosa, detallista y obsesiva. Absolutamente nada de lo que acontece en ella es cuestión de azar o de invención. Los símbolos, escrituras y rituales existen en nuestro mundo y ninguno de ellos fue creado, sino tomado por el director para dar a su ficción un aspecto más terrorífico, el de su realidad. Y así acercarnos a su relato de forma íntima y personal.

De hecho, desde el comienzo Aster nos hace subir a un tren en movimiento, que tiene a una familia bajo un plan macabro. En ese sentido la cámara atraviesa los muros e incluso el suelo, excediendo los límites físicos para darnos la mirada de aquello que lo planeó todo. Una muy diferente a la que tiene Annie con su obra de “mundos en miniatura”, a través de la descontextualización en menor escala de sus vivencias y traumas pasados.

Joan, interpretada magistralmente por Ann Dowd, será el enclave maquiavélico que en forma cándida pero invasiva llevará a convertir a la heroína en enemigo. Las tragedias son orquestadas para dar paso al mal, el cual se abre camino a través de las voluntades destrozadas y de las rajaduras de una familia rota.

El final se corona con la música de Colin Stetson, reconocido saxofonista por sus solos de vanguardia y sus colaboraciones con artistas como Arcade Fire y Tom Waits. Y junto a él, Aster nos deja en un lugar que nos recuerda a la escena final de Rosemary’s baby (Polanski, 1968), tal vez en un guiño a su film ideado para convertirse en clásico. Aunque no es descuidado pensar que, así como The Shining (Kubrik, 1980) no lo sería tanto sin Jack Nicholson, Hereditary se pone en línea con los films que se referencian directamente a su actor principal.

Es un final sorpresivo pero indicado, para un film que no podía terminar de otra manera. Si el comienzo no fue alentador, el final deja al espectador absorto ante una escena bizarra, en la que todos los personajes vuelven a encontrarse. La escena parece carecer de todo sentido, pero asertivamente le da sentido a todo el film. Cuando en el tramo final la cordura se pierde, la cámara con movimientos lentos con la que Aster nos mantuvo tensos durante todo el film, tomará cierto frenetismo y con movimientos bruscos e inversivos pondrán de cabeza el mundo de Annie.

Con su gravidez, ella perderá su humanidad.

Y su cabeza.


Hereditary, Ari Aster, Estados Unidos, 2018, Trailer oficial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s