ELLOS SON NOSOTROS Y NOSOTROS SOMOS ELLOS. A propósito de “Los que duermen en el polvo” de Horacio Convertini

por Gabriel Payares— En junio de 2016 se cumplieron 200 años de la noche en que, reunidos en una mansión frente al lago Leman, en Ginebra, los jóvenes escritores John Polidori, Claire Clairmont, Percy Bysshe Shelley y la que sería su mujer, Mary Wollstonecraft Godwin, aceptaron el desafío de Lord Byron y se retiraron a […]

Leer más ELLOS SON NOSOTROS Y NOSOTROS SOMOS ELLOS. A propósito de “Los que duermen en el polvo” de Horacio Convertini

ASKILDSEN, el maestro noruego del relato breve que cautivó a una mujer menonita de la llanura pampeana

Por Ciro Herrero— El graznido inconfundible de un chajá, cuando advierte algo extraño, anunció la llegada de un carruaje a la diminuta Terminal de Ómnibus de Guatraché, en el sudeste de la provincia de La Pampa. De esa especie de sulky chic con techo, llamado Buggy por los colonos, descendieron dos mujeres menonitas, cuyos largos […]

Leer más ASKILDSEN, el maestro noruego del relato breve que cautivó a una mujer menonita de la llanura pampeana

LA TRAVESÍA DE LOS DÍAS ANIMALES. Una lectura de “Los días animales” de Keila Vall de la Ville

Por Olga Colmenares— La travesía es siempre igual, la misma meditación cada vez, el mismo sudor ácido; y cada vez es diferente, cambia de acuerdo al clima, la roca es más o menos adherente dependiendo de su temperatura. Keila Vall de la Ville   Conocí a Keila hace años en un taller de narrativa de […]

Leer más LA TRAVESÍA DE LOS DÍAS ANIMALES. Una lectura de “Los días animales” de Keila Vall de la Ville

EL ESPÍRITU DE LA MÁQUINA. Sobre “Singularity” de Jon Hopkins

Por Benjamín Carabajal— La electrónica tiene más de un siglo de vida, pero es bastante joven si consideramos hace cuánto llegó a la escena popular. Tuvo un período de auge en los años 80, pero lo que estaba de moda era en realidad canciones pop convencionales tocadas con sintetizadores. La música mayormente instrumental (el techno, el […]

Leer más EL ESPÍRITU DE LA MÁQUINA. Sobre “Singularity” de Jon Hopkins