El retorno a la inocencia en “Ecce homo (Cómo se llega a ser lo que se es)”, de Friedrich Nietzsche

Por Kevork Topalian—


“¿Por qué soy yo tan inteligente?”, “¿Por qué escribo yo libros tan buenos?”. Un autor, al aventurarse, primero, a hacerse tales preguntas y, luego, al pretender responderlas, se encontrará con el problema de la modestia. El estilo es lo que lo puede salvar. En efecto, Nietzsche da respuesta a tales preguntas de manera honesta y, sin embargo, con el tono de la modestia —¡todo un milagro!

El estilo, ese concepto que hoy en día cae en el saco de las supuestas palabras “trilladas”, es de hecho lo que hace posible todo el libro Ecce homo. (Cómo se llega a ser lo que se es); es esto lo que desconocen los responsables de semejante juicio con respecto a lo que se entiende por estilo. He hablado de honestidad y estilo: este último ha sido sustituido por fórmulas como lo “políticamente correcto” o incluso la “unidad temática”, pues es así que al primero de ellos jamás se le podrá asociar la palabra honestidad, ni al segundo el concepto de amplitud y mucho menos el de grandeza.

Siempre he dicho que un tiempo en que proliferan las antologías, ya sea de poesía o de narrativa, incluso de música o de artes plásticas, no habla bien de la calidad de lo que en él se produce, pues en las antologías lo único que queda oculto es precisamente el estilo. Éste se ve roto a cada paso, el ojo debe ajustarse constantemente a un nuevo tempo (tono, expresión, ritmo, amplitud, etc., y sus matices, sus relaciones con lo efectivamente dicho, el asunto, el modo, las palabras seleccionadas, y otra vez etc.) con cada cambio de autor, de obra, con la alteración de la secuencia temporal, entre otras cosas; la lógica queda, pues, comprometida de forma irreparable.

―¡Un momento, señor! ¿Usted llamaría “modestia” el afirmar que los poetas del Veda no merecerían sino ajustar las sandalias de Zaratustra?― ¡Concedido!, pero habría que completar la afirmación, es decir, agregar la razón de ello: porque son meros “sacerdotes” (ed. cit., p 111): complementan, dan forma, sirven a lo ya creado. Quedaría el problema de la absoluta originalidad de Así habló Zaratustra. También es necesario reparar en el hecho delicado y sutil de que Nietzsche no compara expresamente a semejantes poetas consigo mismo, sino con Zaratustra, un personaje de ficción, o aun con el personaje histórico, Zoroastro, a quien el nombre de Zarathustra en alemán hace referencia, el inventor de la moral, de quien por ello mismo Nietzsche decía que tenía más valentía en el cuerpo que todos los pensadores que ha habido juntos. En todo caso, ya hemos hablado de aquello de lo que el estilo nos puede salvar o, para decirlo de otro modo, de lo que el estilo puede hacer viable, de aquello a lo que puede dar carta de ciudadanía, hacer expresable sin perder las buenas maneras; ahora demos cuenta de lo que puede alcanzar, lograr, es decir, hablemos de su poder y elevación: gracias al estilo se puede alcanzar la inocencia, es decir, el cinismo.

Esta relación, casi una identidad –inocencia y cinismo– establecida por Nietzsche puede parecernos inaudita: pero si nos ponemos a pensarlo por un rato –hoy en día, con toda la conciencia histórica de la modernidad, ¿de qué otro modo, si alguno, podría alcanzarse la inocencia, es decir, ser‐inocentes‐verdaderamente, si no es con cinismo, es decir, sin mendacidad ni disimulo, saberse tal de todo corazón y además con buen humor, en una palabra, si no es con maldad? El abismo que se opone a la comprensión de todo ello es precisamente el hecho de que el afecto maldad ha sido proscrito entre nosotros, no es “políticamente correcto”, que sería lo mismo que decir: “¡Señores, guardaos de ser malvados, guardaos de ser –inocentes!”.


Friedrich Nietzsche, Ecce homo. Cómo se llega a ser lo que se es, Alemania, Primera edición de 1908.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s