Algunas notas sobre Sergio Larraín (muestra el CCBorges)

Por Alejandra Zina—


1. Fotógrafo chileno autodidacta, cosmopolita gracias a su clase social y su curiosidad. Empieza a sacar fotos a principios de los ´50, la mayoría son chicos de la calle, en Santiago, a orillas del Mapocho, en las playas de Chiloé. De Valparaíso es la que él llama su foto mágica, dos nenas bajando o subiendo de espaldas las escaleras, duplicadas como en un sueño o una pesadilla. Valparaíso es pura escalera en las fotos de Larraín, como una ciudad salida de los cuadros de Escher.

2. Tiene una serie portuaria prostibularia. Algunos de estos bares están decorados con espejos de marco dorado que reflejan marineros, mujeres, travestis, hombres del bajo. Los espejos son una tentación para los fotógrafos: la imagen doblemente encuadrada, la perspectiva, el efecto cómico del que está presente y a la vez no.

3. Los chicos de Larraín son muy pobres y la mayoría están abandonados, comen de la caridad hasta que empiezan a robar, parecen salidos de una película del neorrealismo italiano. Hago un cálculo mental, la mayoría de esos chicos -si viven- tienen alrededor de 70 años.

4. Larraín pasa una temporada en Londres, en sus fotos hay mucho vapor de las máquinas y mucha bruma. El mundo recomponiéndose de la última gran guerra cuerpo a cuerpo. Muchas de las personas retratadas parecen fantasmales, como si no tuvieran mucha conciencia de por qué están ahí.

5. Retiro y satoris. Larraín deja su trabajo en la agencia Magnum, deja fama, dinero y familia y se va a una casa de adobe, medita, practica yoga, toma LSD, dibuja y llena libretas con máximas y aforismos. El mismo hombre que decía “cuando paseo la mirada con el rectángulo en la mano, la cámara, es en el interior de mí mismo que yo busco”, ahora llama a “liberarse de las imágenes, de todo tipo de imágenes: las de tu infancia, las de tu familia, las de ti mismo. Las imágenes te mantienen atrapado en el deseo, en el ego”. Sus dibujos parecen hechos con crayones de colores, son simples, él los llama satoris (iluminaciones).

6. En la serie boliviana hay una foto donde aparece su sombra como un tajo negro en medio de la imagen. Larraín parado afuera pero invadiendo la composición. Esa sombra que también es él.

PD. Las fotos que acompañan estas notas las saqué con mi celular mientras recorría la muestra, por eso reflejan los foquitos de luz, el salón y a mí misma. Como fotos son defectuosas y confusas, ¿pero acaso las experiencias son tan nítidas?


Sergio Larraín, Retrospectiva, auspiciado por la Embajada de Chile, Centro Cultural Borges, Buenos aires, del 20 de diciembre al 31 de enero de 2018.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s